El 7 de enero de 1957, empezó su andadura en el mundo de los derribos D. ANTONIO MATEO GARCIA, camino que, tras su desaparición el pasado 24 de enero de 2006, siguen recorriendo sus hijos, bajo el amparo de la forma jurídica de sociedad limitada con la denominación DERRIBOS MATEO, S.L., constituida el 24 de marzo de 1984, como empresa familiar que nunca ha dejado de serlo.

D. Antonio Mateo García, inicio su trabajo en el campo de la demolición el 7 de enero de 1.957, abriendo las puertas de su casa al inicio de la década de los 60 a su hermano Agustín, con el cual de forma conjunta estuvo trabajando, en el sector de los Derribos, Promoción Inmobiliaria, Construcción y Reformas, hasta el 18 de agosto de 1993, fecha en la cual Agustín salio definitivamente de DERRIBOS MATEO, S.L., constituida el 23 de marzo de 1.984, con la firma de un documento que  dice en su apartado segundo:  ” La Entidad Mercantil DERRIBOS MATEO, S.L., con la totalidad de Activo y Pasivo queda a favor de DON ANTONIO MATEO GARCIA. A tales efectos se produce simultáneamente con la formalización de este documento a otorgar transmisión pública de las treinta y cinco participaciones de Don Agustín Mateo García y de las quince que ostenta Don Agustín Mateo Verdejo, todo ello a favor de Don Antonio Mateo García.”

Un mes antes, (año 1.993) de la firma del documento referenciado, D. Agustin, Inscribió para sí  la marca DERRIBOS MATEO, marca que por sentencia judicial (que nunca compartiremos pero acatamos) sigue ostentando.